Aspiración versus ambición

Aunque se parecen, estas dos palabras encierran connotaciones muy distintas. Yo no “mataría” por nada, es decir, al que ambiciona o tiene mucha ambición, no le importa las pruebas a superar ni los obstáculos que tenga delante, hará lo que sea para superarlos, incluido la mayoría de las veces, cosas que no se creía capaz de hacer, no por difíciles, sí por “incorrectas”.

A mí me gusta más “Aspiración”. Yo aspiro a todo y ya sé que suena un poquito pedante. Pero es verdad, os lo aseguro. No es contrario a lo que digo de los pasos de bebe, ¿quien dice que un millón de pasos pequeños no puedan llegar lejísimos? No implica hacer lo que haga falta, odio esa frase hecha. No, no lo haré, haré todo lo que pueda y más pero siempre dentro de mis principios y no pienso renunciar a ellos ni a lo que me hace bien, ni siquiera, por todo el oro del mundo. Y lo importante como ya he dicho mil veces es tener claro el camino, revisar de vez en cuando los tramos realizados y corregir cuando haga falta.

Yo ahora lo quiero todo. Una vida personal completa, de la que por suerte disfruto, pero también un trabajo remunerado que me permita explotar todas mis cualidades y por encima de todo eso, quiero servir a los demás, con lo que tengo, con lo que sé y con lo que me queda por aprender.

Perdonadme por favor que hoy haya sido tan egocéntrica, necesitaba una presentación para mi CV y creo que la he conseguido.

No es “autoestima elevada” es MOTIVACIÓN!!!! Gracias mil, como siempre y gracias Luis Castro por espabilarme!!!! Os pido que no dejéis de ver el video y ayudar si podéis.