Bajo presión

Hay personas que no pueden trabajar bajo presión. Tampoco pueden vivir en situaciones de presión, no “funcionan”, se bloquean y necesitan “ausentarse” mientras esperan que la presión desaparezca.

Hay otras personas a las que les gusta la presión,  diríamos que las pone a tono, son esas que trabajan mejor cuando alguien duro las sigue de cerca, cuando vulgarmente dicho, se les da “caña”. Lo malo es que dependen de ella para ser eficaces y en situaciones más cómodas se relajan hasta límites insospechados, o sea, hasta no hacer nada.

Y finalmente están las personas que saben trabajar bajo presión, reconociéndola, haciéndola suya sin por ello agradarles especialmente, aquellas que se crecen cuando se les pide un esfuerzo extra, las que entienden cuando hay que dar la talla y la dan, reconocen periodos de exigencia y aunque prefieren los ambientes distendidos y algo más relajados, no les importa pasar por momentos duros, por picos de trabajo en los que la carga pesa mucho más.

Son momentos en los que se aprecian mejor las diferencias entre las personas, son oportunidades importantes para poner a la vista de todos, nuestro verdadero potencial.

Aunque musicalmente es mucho mejor la versión original de Queen, os muestro este video de la ya mencionada Happy Feet 2 en la que vemos como sacar partido al famoso “under pressure”…