¡Defínete!

Decídete a ser quien quieras ser… empieza conociéndote bien, acéptate, admite tus defectos, no sobrevalores tus virtudes.

Valórate y emprende el camino que dirige a tu meta personal…analiza qué te hace bien y qué no, estarás más cerca de alcanzar tu objetivo.
Para poder mejorar, primero debes saber de qué lado estas…la actitud que tomas hacia ti mismo se parecerá a la que tomes con los demás. Si te creer mejor de lo que eres, no podrás evitar mirar por encima del hombro; si te infravaloras, siempre andarás haciendo comparaciones odiosas y te sentirás desafortunado.
Sé valiente, defínete y vive la vida siendo consecuente. Desde aquí todo el ánimo del mundo!!!