Desencuentro amoroso

Son muchas las veces que he tenido delante matrimonios en estado de crisis. Desde fuera, ves claramente cómo se enredan una y otra vez, en un discurso cerrado de disputa y desencuentro. Se quieren sí, pero de una manera egoísta, creen que no son felices porque hace tiempo que el otro no les hace feliz, en lugar de hacer todo lo posible por comprenderse, sólo tienen exigencias y reproches.

Es imposible amar de verdad sin salir de uno mismo, la entrega requerida para que la cosa funcione, es mucha…y ¡hay que estar dispuesto!

Por eso comprometerse a quererse no es solo cuestión de sentimientos, ni puede ser una decisión basada en lo bien que estamos juntos y en lo bien que vamos a estar, o como dijo el torero: “¡estamos tan a gustito!”
Son muchas las etapas que vamos a pasar, muchas las cosas y las personas que transformarán nuestra vida…por suerte el amor también evoluciona, no puede estancarse y por supuesto siempre no puede ser igual. El problema es que a veces encuentro personas que no se esperaban el cambio, que no lo quieren aceptar.
Me impactó este video, por lo bien que refleja precisamente esto de lo que hablamos…la parte bonita y la parte amarga. Recordemos una vez más, que ¡es más fuerte lo que nos une que lo que nos separa! Sigamos bailando juntos, aunque la música a veces no nos acompañe…