El lobo de Caperucita

Sin pretender hacer una teoría exacta sobre el asunto, me gustaría contaros hoy mi opinión sobre los miedos que nos acompañan.

Todos tenemos “miedo” a alguna cosa…algunos tienen mucho miedo y otros tienen muchos miedos. Pero todos tenemos la posibilidad de ser valientes!!!!
caperucitarojaPor ejemplo, las fobias infantiles, normales y propias algunas de la edad, desaparecen en general con los años, pero yo, por muy ridícula que sea la mía (a las cucarachas) no consigo vencerla. Me he acostumbrado a vivir con ella, de manera que se ha convertido en el “lobo de caperucita”: está ahí, escondido en el camino, esperando darme un susto de muerte en cualquier momento…
¿Sabéis que creo? Que en el fondo casi todos nos sentimos mejor teniendo algún “lobo” al que temer. Sin ponerme psicoanalítica, estoy convencida de que esos pequeños miedos, tienen cierta “conexión” con cosas más profundas (nos relacionan con nuestra infancia, con nuestra manera de entender el mundo por aquel entonces) y por eso, a menos que vayan a más, o nos limiten en nuestra vida diaria, no haremos nada para solucionarlos.
Yo hoy me he propuesto vencer al lobo…no sé si con ayuda de la abuelita o del cazador.