El perro que creía que no sabía nadar

Perro nadandoBien se podía haber titulado este post, Lecciones de perro 2, pero he preferido dar una pista desde el principio.

Dejadme que os hable de Rocky, nuestro perro, noble, bueno y sumamente cariñoso. Ya me habían avisado que los perros criados entre niños, aprenden a portarse como uno más…pobre, a veces pienso que se le olvida que es un perro. Que sea bueno no me resulta tan raro como que sea tan silencioso, teniendo en cuenta los decibelios de media que hay en casa, Rocky aún (pronto cumplirá dos años) no se ha dignado a ladrar. Sólo quiere lo que la mayoría de nosotros queremos, que nos hagan caso.

A mi perro nunca le ha gustado el agua, para ducharlo hay que convencerlo y no se acerca a una manguera, ni por todo el oro del mundo. Sin embargo, el descubrimiento que hizo en la playa, (ya os comente que después de pensárselo varias veces,  se adentró en el agua y comenzó a nadar) fue un hallazgo increíble. Increíble, por lo excitante de la experiencia en sí, pero sobre todo porque lo capacita, a partir de ahora para seguir nadando.

Hemos oído miles de veces eso de que el miedo sólo existe en tu interior, ciertamente existe para prevenir o  dificultar conductas espontaneas de riesgo, pero en ocasiones se trata sólo de una opción equivocada, de un “error cognitivo” que consigue convencernos de creencias limitantes: NO PUEDO, ES IMPOSIBLE, NO VA A SALIR BIEN, NO MERECE LA PENA…

Esto es lo que le ocurría a Rocky, estaba convencido de que el agua era peligrosa, de que la mejor opción era alejarse de ella. Pero llegó el gran reto, compensar si el deseo de seguirnos mar adentro merecía o no la pena…y ¡lo hizo! Además, ahora ya lo sabe, siempre que quiera, puede meterse en el agua. “¡Qué caray! Soy un perro, estoy preparado para nadar, poseo las herramientas necesarias y lo que es mejor, disfruto como un enano nadando. ¡Lo que me había estado perdiendo hasta ahora!”

¿Cuál es esa gran aventura que te está esperando y no terminas de decidirte? ¿Cuánto tiempo llevas deseando hacer eso, que por otro lado te aterra? Investiga y descubre, quizá te estés perdiendo lo mejor…