Ni tanto ni tan calvo

Me gusta esta expresión. Casi todo tiene un término medio y por cierto suele ser el mejor.

En concreto quiero hablaros dentro del contexto de las características personales, las relacionadas con las habilidades sociales, es decir, aquellas que hacen que nuestras relaciones con los demás sean de mayor o peor calidad, o con otras palabras, que sepamos relacionarnos con los otros de forma adecuada, enriqueciéndonos y enriqueciéndolos.
La asertividad es la capacidad de afirmar los propios pensamientos o ideas delante de los demás de forma adecuada, sin menospreciar a los demás pero también sin dejarnos apabullar o intimidar, por decirlo de un modo muy sencillo decir SÏ cuando haya que decir sí y decir NO cuando tangamos que decir no. Y aunque parece fácil para muchas personas es muy complicado, además de ser causa de mucho sufrimiento.
Pensad en alguien que conozcáis (o en vosotros mismos) que trate siempre de contentar a los demás y que siempre esté dispuesto a hacer lo que se le pida, incluso cuando tiene para ello que perjudicarse a sí mismo… ¿a que todos conocéis a alguien?
Por darle un toque personal y dejaros como siempre con la reflexión en el aire, os diré que en el fondo suele haber un problema serio de autoestima, de no saber valorarse ni hacerse respetar…pero como siempre tiene solución. Stand by me
Por cierto también está el caso contrario, el de aquél que cuando habla parece que llevaba un rato envenenándose por dentro y que escupe fuego sin venir a cuento… ni tanto ni tan calvo!!!