Razones poderosas para ser feliz

Llevo tanto tiempo pendiente de mi misma, de mis sentimientos, de mis frustraciones…que no había reparado en que mi vida es perfecta, la que no es perfecta soy yo. Si analizo todo lo que me ha pasado desde que tengo recuerdos, llego a la conclusión de que todo ha sido bueno y lo que es mejor, lo que parecía malo ha tenido consecuencias positivas siempre.

La historia de cada uno es la que es, gracias precisamente a todo lo que nos ha ocurrido y a cómo lo hemos interpretado, somos lo que somos.
Las mismas cosas por las que me quejo son las que me hacen tener todo lo que hoy por hoy tengo: si no me hubiera casado tan pronto, habría viajado más, tendría un buen trabajo pero no tendría lo más importante de mi vida: mi familia; si no hubiéramos dejado atrás ciudades y trabajos, tendría una bonita casa y una consulta pero no tendría cada vez más amigos ni hubiera descubierto distintas facetas profesionales dentro de mí…
Yo, con tantas quejas, no me había dado cuenta de que tengo la vida que siempre he soñado…razones poderosas para ser feliz, o ¿no?