Recarga tus pilas…¡riendo!

Qué suerte tenemos las personas, por muy cansados y agotados que estemos no tenemos que cambiar de pilas. Así que no te empeñes en buscar unas nuevas o en tirar las tuyas al contenedor de reciclaje…sólo tienes que recargarlas!!!

riete¿Habéis comprobado alguna vez como un enfado de caballo se evaporaba al hacer el protagonista de la historia alguna gracia que nos hiciera tronchar de risa? Esto es muy fácil para los que tenemos hijos pequeños, tú te acercas con tu cara seria, muy seria, con los brazos cruzados sobre el pecho y cuando estas a punto de soltar tu discurso bien preparado, el niño hace o dice algo que te descoloca y te hace reír sin parar, en ese momento estás desarmado.También liberamos estrés cuando reímos, es decir, ayuda y mucho a relajarnos. Es lo bueno de las emociones, no te puedes sentir angustiado y al mismo tiempo estar partiéndote de risa. Además, el producirse un cambio en nuestra actitud, (incluso siendo provocado de manera artificial como en el caso de la risoterapia) nos predispone a ver las cosa de manera más positiva y favorece nuestra capacidad de respuesta, nos pone en acción, todo lo contrario de lo que se produce en un estado depresivo. Es decir que  ¡reír recarga nuestras pilas!

Y  ya que está demostrado sus beneficios sobre la salud, solo me queda deciros: ¡reíros más!, reíros aunque sea por obligación, al igual que correr nos ayuda a estar en forma, o el sudoku y los crucigramas mantienen nuestro cerebro activo, reír debería considerarse uno de los ejercicios mentales más sanos y productivos que hay.