Temidos Adolescentes

A veces, el ambiente en algunas casas es insostenible. Cuando las cosas se ponen realmente feas… suelen ocurrir cosas que lamentamos.

Este sería un preámbulo para poder entender el por qué de las “explosiones familiares”. El pasado 25 de Septiembre, tras la afortunada aparición de una menor que pocos días antes se había marchado de casa, me pidieron en  Cope, que diera algunos consejos sobre cómo tratar a esos “temidos adolescentes”.

Comparto con vosotros la intervención de apenas 5 minutos pero me gustaría añadir unas palabras: El problema suele comenzar precisamente, cuando pasamos a considerar a nuestros hijos, a nuestros queridos hijos, como “temidos” o incluso “enemigos”.

Un punto de partida positivo y afectuoso nos ayudara a mostrarnos empáticos. Recordad que nos siguen necesitando aunque de distinta manera. Conseguir por todos los medios, que siga habiendo momentos familiares en la que todos nos preocupemos de todos, todos nos interesemos por todos y todos seamos capaces de entretenernos y pasar un rato divertido, me parece fundamental.

Y cuando lleguen las discusiones… no tengáis la sensación de un perpetuo pulso o batalla en la que o él gana o gano yo. Si las discusiones y negociaciones se convierten en un combate, resultará cada vez más agotador y lo que es peor, os preparareis para la guerra con armas destructivas que harán un flaco favor al dialogo cordial.

Hacedme un favor, recordad que vosotros padres, sois los adultos y armaos de paciencia y amor.

Espero que os guste

Cope Adolescentes 25/9/14